Los pechos son el símbolo del sexo y la sexualidad femenina, emblema de la maternidad y zona erógena por excelencia. EL volumen y la forma de las mamas son muy importantes en el conjunto de las siluetas femeninas por es son determinantes a la hora de que una mujer se sienta cómoda con su cuerpo.

La valoración estética del tamaño y la forma de la mama femenina esta íntimamente vinculada a factores históricos, culturales y personales. El objetivo común de todas las intervenciones en las mamas esta en una modificación del aspecto externo del pecho para adaptarlo a la sensibilidad del aspecto de cada persona. Según los casos consiste en una reducción mamaria o reducción del tamaño, una mastopexia o cambio de forma sin disminución del volumen, o un aumento mamario o agrandamiento del órgano. Las cirugías mamarias transmiten a la paciente un sentimiento de conformidad con el propio cuerpo y una  sensación de seguridad en las esferas social  y erótica. El deseo de someterse a una operación de estética mamaria obedece a factores personales variables según la situación individual. Así por ejemplo, una mujer joven puede solicitar impulsada por la decisión de mejorar su atractivo en el entorno sexual, las mujeres de cierta edad por consideraciones estéticas, pero también puede haber otros motivos como la indicación medica en ciertas pacientes cuyas mamas hipertróficas les ocasionan molestia.

La cirugía estética de las amas se realiza en un quirófano dentro del hospital. Suele ser preciso el ingreso, dándose el alta al día siguiente. Se realiza bajo anestesia general, permaneciendo al paciente dormido durante la operación. En casos puntuales puedes ser con anestesia local y sedación.

EL AUMENTO MAMARIO

Se realiza a través de una pequeña incisión alrededor de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila, dependiendo de la anatomía del paciente, la incisión se diseña para que la cicatriz resultante se casi invisible. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo u se coloca la prótesis, redonda o anatómica directamente debajo del tejido mamario o debajo del  musculo pectoral. Se colocan unos tubos de drenaje y una venda sobra las mamas que se retiran al día siguiente, y se coloca un sujetador especial para el postoperatorio. La cirugía dura alrededor de 2 h y tras la cirugía es normal encontrarse algo cansada unos días pero se puede hacer vida casi normal en 2 semanas. La mayoría de las molestias se controlan bien con medicación postoperatoria.