Rinoplastia

La nariz es la parte más prominente de la cara por lo que es una de las zonas que más sobresale de las facciones y en las que se suele fijar más una persona, a parte de los ojos.

¿Tienes dudas?

CONTACTAR

¿PENSANDO EN UNA RINOPLASTIA?

Despeja aquí tus dudas sobre la Rinoplastia

La nariz es la parte más prominente de la cara por lo que es una de las zonas que más sobresale de las facciones y en las que se suele fijar más una persona, a parte de los ojos.

Una nariz grande, desviada, curvada, aguileña… puede ser un punto de disconfort de una persona y puede llegar a crearle un malestar psíquico que le repercuta en el nivel de vida. En otras ocasiones la deformidad es menor pero se desea mejorar el aspecto por lo que la rinoplastia o rinoseptoplastia (si también se trata quirúrgicamente el tabique nasal por una dificultad respiratoria) es una buena intervención para conseguir dicho objetivo.

A personas, principalmente cuando ya han superado la mayoría de edad ya que el desarrollo de la nariz no va a variar mucho tras la adolescencia, que desean mejorar el aspecto de su nariz o que han sufrido una deformidad postraumática o que sufren una desviación del tabique nasal que les provoca una dificultad respiratoria al disminuir la entrada de aire por alguno de los orificios nasales.

Es una intervención muy frecuente en hombres y también en mujeres. Podríamos decir que es casi un 50% hombres y 50% mujeres.

Las técnicas son variadas para mejorar el aspecto de la nariz e individualizadas para cada tipo de paciente. Por ejemplo, a una cara grande no se le puede dejar una nariz pequeñita y excesivamente “chata” ya que se altera notablemente la fisonomía previa del rostro y se obtiene una sensación notable de “nariz operada”.

Actualmente la cirugía plástica tiende a armonizar los tratamientos y dar un aspecto más fisiológico, más natural, para que no se note que haya sido operada. Y eso es lo que me gusta: “crear una nariz bonita y, a la vez, natural”.

La rinoplastia puede hacerse “cerrada” o “abierta” según la indicación de cada tipo de nariz. La diferencia entre una y otra es que en la cerrada las incisiones van por dentro de los orificios nasales nasal y no se aprecian y en la abierta una parte de las incisiones se realiza en la columela nasal y puede ser visible. En la rinoplastia abierta es más fácil la exposición del campo quirúrgico y eso es necesario en algunas ocasiones para obtener un mejor resutado (sobre todo en narices desviadas por traumatismos, en narices donde se tiene que trabajar mucho la punta nasal  y en narices operadas en otras ocasiones y que la mejoría no es la que se deseaba). En cambio en las rinoplastias cerradas, la exposición del campo es menor pero lo suficiente para intervenir la mayoría de las narices (principalmente por motivos estéticos).

La intervención consiste en mejorar el aspecto externo de la nariz para hacerla más armónica y en mejorar la capacidad de respiratoria de la persona en casos de que el tabique nasal esté desviado (RINOSEPTOPLASTIA)

Dependiendo del cirujano y de la morfología de la nariz del paciente, se usará una RINOPLASTIA ABIERTA o UNA RINOPLASTIA CERRADA, si bien, preferimos realizar esta última especialmente entre gente joven y personas que viven de su imagen (modelos, actrices, etc) para evitar que esa mínima cicatriz de la rinoplastia abierta pueda ser estigma de que la nariz haya sido operada. La rinoplastia abierta la utilizamos más en narices en las que hay que modificar bastante la punta o en narices muy complejas quirúrgicamente (después de traumatismos, en narices muy operadas, etc).

Dependiendo de la base de la nariz que tengamos, se pueden realizar diferentes pasos quirúrgicos:

  1. Reducción del ancho de la punta nasal, corrigiendo o recortando los cartílagos alares.
  2. Acortamiento de la proyección nasal.
  3. Elevación de la punta nasal.
  4. Perfilado o limado de la giba o dorso nasal (lo que erróneamente la gente conoce como tabique).
  5. Estrechamiento nasal mediante fracturas laterales.
  6. Injertos de cartílago para reforzar, remodelar o dar mayor consistencia a la nariz.
  7. Septoplastia (extirpación parcial y remodelación del tabique en casos de desviación del mismo con dificultad respiratoria asociada).
  8. Reducción de los orificios nasales en casos de ser muy grandes
  9. Reducción de las aletas nasales.

Estos son algunos de los procedimientos que podemos hacer en una rinoplastia, pero como todo en cirugía plástica, depende del paciente y de la base anatómica que tenga.

RECOMENDACIONES Y POSTOPERATORIO

El resultado es inmediato, pero como colocamos una férula (de yeso, plástico o metálica acolchada) el paciente no se ve el resultado hasta que la retiramos, que suele ser hacia los 7-10 días de la intervención.

Después de la retirada de la férula se produce un proceso inflamatorio que durará varias semanas o meses. La nariz se inflamará levemente y se endurecerá para luego ir desinflamando y volviéndose más blandita al tacto hasta su resultado definitivo, que lo damos hacia el año de la intervención.

Contacta con nosotros